Desmitificando el vino de Toro

Lejos queda aquel prejuicio que el vino de Toro “se puede cortar con cuchillo y tenedor”. En los últimos años las cosas han cambiado, y mucho.

Tanto en la Feria Gourmets, que se celebró el pasado mes de abril; como en Alimentaria Castilla y León, que ha tenido lugar esta semana, muchos consumidores han quedado gratamente sorprendidos con las nuevas elaboraciones que se han encontrado.

Vinos más frescos, afrutados, fáciles de beber… En definitiva, más acordes a los gustos actuales del consumidor.

Si bien es cierto que la Tinta de Toro de por sí es una variedad potente y estructurada con una capa colorante alta, el respeto con el que se trabaja el viñedo y una  elaboración cuidada, como la que llevan a cabo las bodegas de la DO Toro, hacen que los finos sean finos y elegantes.

Esta percepción no es sólo resultado de los mensajes que los aficionados al vino nos transmiten; sino también la opinión de especialistas del sector.

jovenes alimentaria

Hace unos días, Carlos González, director de la Guía Peñín, destacó que en Toro “cada vez hay más elaboraciones que destacan por su finura y no tanta madurez” sin perder los aromas varietales de la Tinta de Toro y añadió que ahora el mercado va por ese camino.

Meses atrás en Zamora, en el marco de una de las jornadas Juventud Di-vino Tesoro, tanto enólogos de algunas bodegas de la Denominación de Origen, como periodistas y jóvenes allí presentes abogaron por elaboraciones menos complejas, que también ayudarían a impulsar el consumo de vino.

En la D.O. Toro tenemos la suerte de contar con una gran variabilidad por lo que te animamos, a ti que estás leyendo esto, a probar y sentir la esencia de los vinos que elaboran en la zona, con la mente abierta y una incesante curiosidad por conocer.

Deja un comentario